LAS VIEJAS ENSEÑANZAS DE LAS ARTES MARCIALES SIEMPRE DEBERÍAN SER RECORDADAS


29 Aug
29Aug

Este capítulo está escrito sobre las experiencias de enseñanza del comandante Avi Nardia (IDF Res.) Que es uno de los principales instructores oficiales del ejército israelí y la policía israelí en el campo del contraterrorismo y CQB (Combate cercano). Se especializa en entrenamiento especial Fuerzas, unidades antiterroristas, militares, policiales y civiles (incluida las personas con discapacidad) en todo el mundo en defensa propia, así como las artes marciales modernas y tradicionales.

El Mayor Avi Nardia ha entrenado a agencias de aplicación de la ley y unidades militares en todo el mundo, incluidas, entre otras, la Patrulla de Policía, los Oficiales de Corrección, SWAT, SRT, SERT, así como también las Fuerzas Armadas, Marítimas y Especiales. En Israel, enseñó tácticas defensivas y comportamiento operativo en la Academia de Policía Operacional, que se encarga de entrenar a toda la fuerza policial del país. Es uno de los pocos instructores que han sido instructores oficiales del ejército israelí, la policía israelí y las unidades antiterroristas israelíes. El Yamam

Ese es Avi Nardia:


Alguien que puede ser sensible mientras es duro y firme. 

Alguien que está dispuesto a aprender mientras enseña. 

Alguien que cree que aprender lentamente gana más que quien aprender rápido.

 Alguien que cree que dominar porciones pequeñas es mucho más efectivo que aprender todo de una vez.

Alguien que escucha mientras habla

 Alguien que entiende que no todos los estudiantes son iguales. 

Alguien que conoce sus limitaciones.

 Alguien que está dispuesto a decir no y no solo piensa en el dinero. 

Alguien que puede improvisar sus métodos de entrenamiento para adaptarse a las habilidades y discapacidades de las personas.

 Alguien que está feliz de enseñar y feliz de ver el progreso de sus alumnos.

El deporte es muy a menudo una comparación entre dos o más atletas. Para mí, este no es el objetivo de mi vida. Nunca intenté compararme con nadie más y no trato de comparar a mis alumnos. Algunas veces, mis alumnos intentan competir inconscientemente para ser el estudiante número uno. Como docente, no tengo el mejor o el peor estudiante. Para mí Todos mis alumnos son iguales. En el deporte es muy difícil porque cada partido o juego es una competición. Cuando vas a la competencia, vas a ganar experiencia, conocimiento y sabiduría. Enfrentar tus propios miedos es la parte importante. En ese punto, ya has ganado. Todos los que compiten son  ganadores. Es bueno quedar en primer lugar, pero esta no siempre es la victoria. Es solo una herramienta de medición. Es bueno para impulsar tu ego, pero no es importante en que puesto quedas. La victoria proviene del desafío dentro de ti.

El deporte se puede utilizar de forma adecuada si educamos a nuestros alumnos que, pase lo que pase, siempre ganan algo en sus competiciones diarias, ya sea en el deporte, la escuela o los negocios. Si solo valoramos el primer lugar como el "ganador", ya perdimos. Intento educar a mis alumnos en base a mi experiencia. En realidad, se gana experiencia cometiendo esos errores, pero tratando de evitarlos más tarde en la vida e intentando influir en las personas para evitarlos, como mis alumnos.

Un buen arte marcial es un espejo de la vida. Para algunas personas, el arte marcial es ir a clase dos veces por semana, para otros es una forma de vida. Para mí, el arte marcial es una forma de vida. Es por eso que también elijo mi camino de vida como maestro de artes marciales. Podría obtener más ingresos y beneficios en otros trabajos, pero elijo ser un maestro de artes marciales. Esto significaba elegir ingresos pobres pero tener una vida más rica. Conozco a personas de todo el mundo, hago amistades únicas, conozco otras culturas y disfruto de compartir el conocimiento.


Siempre estudio con mis alumnos y todos los días obtengo más sabiduría a través de la enseñanza.

Mi escuela se llama dojo, no  gimnasio.

Mis estudiantes son estudiantes, no clientes.

Siempre un estudiante, profesor a veces.

Es mejor ser un estudiante de la realidad que un maestro de la ilusión.

Estudiar lo viejo es entender lo nuevo.

Mantenga una mente abierta progresando y haciendo preguntas.

Evalúa y evoluciona, pero nunca olvides la lealtad.

Demasiada competitividad puede destruir al niño. Los niños están en un proceso de crecimiento. Poner demasiadas exigencias y quitar la diversión a actividades deportivas los alejará de ellas. Los deportes pueden enseñarle a un niño un gran liderazgo, respeto, amistad y, por supuesto, adquirir aptitudes, como la agilidad, la flexibilidad y la confianza en uno mismo. Para obtener más información puede visitar www.avinardia.com

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.