Empuja la vaca por el acantilado


25 Apr
25Apr

El Coronavirus ha interrumpido la vida, tal como la conocemos. En las últimas semanas, hemos visto propagarse este virus y el pánico que se ha producido. Los mercados se han cerrado, los países han cerrado sus puertas a los viajeros y en algunos países los pasillos de las tiendas de alimentación se han quedado vacíos. A medida que el miedo al virus corona se propaga más rápido que la enfermedad, generando más preguntas que respuestas a nivel mundial, a nosotros, los maestros de artes marciales, se nos ha pedido que ofrezcamos información sobre este virus y lo que podría significar, social, física y espiritualmente.

Todos sentimos que hemos sido empujados a un reino desconocido y nos dirigimos directamente a un dominio nuevo e inexplorado, pero mirando hacia atrás en el tiempo podemos ver que este mundo ya se ha enfrentado a varios escenarios apocalípticos en el pasado, como la era de la Peste Negra en el pasado, tiempos medievales que cambiaron el curso de la historia de Europa, la gripe española, el SIDA, la epidemia de ébola, etc. Una vez más nos enfrentamos a un bloqueo mundial total, viviendo en un estado de perplejidad; incapaces de pensar con claridad y comprender cómo será el futuro. Lo que sabemos es que no será igual que antes. La vida cambiará; Nuestras vidas cambiarán. Esta es la única certeza.

Para los artistas marciales, la vida cotidiana ya está fuera de la zona de confort. La pelea es real. Pero lo que podemos ver hoy en día es que esta forma de vida ha afectado a muchas personas sacándolas fuera de su zona de confort, están  estresadas en muchos aspectos diferentes de la vida: desde estar físicamente confinadas dentro de cuatro paredes, experimentando desafíos financieros, estresándose cada día por los medios de comunicación con las noticias y una escena política inestable. 

Muchos de nosotros que trabajamos en el sector del deporte y las artes marciales, estamos enfrentándonos a una gran tormenta y  a mucha confusión en el sector mientras vamos viendo como los gimnasios se están cerrando. En un momento, Henry Ford incluso dijo: “El ejercicio es una litera. Si estás sano, no lo necesitas; si estás enfermo no debes tomarlo ".  Vale la pena reírse, aunque está totalmente equivocado, ya que sabemos que el vínculo entre el ejercicio y la salud física y mental ha sido objeto de estudio de muchos investigadores durante años. Mostraron que la inactividad física se asociaba con una disminución de la función cognitiva y la salud. El ejercicio como sabemos tiene numerosos efectos en todo el cuerpo. Uno de los efectos más importantes es el aumento del flujo sanguíneo que aporta un flujo de oxígeno fresco en todo el cuerpo, lo que permite que sus pulmones, corazón, cerebro y músculos funcionen de manera adecuada y eficiente. Ayuda al cuerpo a combatir las enfermedades y son las enfermedades las que nos devuelven a las sabias palabras de Juvenal diciendo: "Una mente sana es un cuerpo sano: Mens sana in corpore sano". El significado original estaba relacionado con la conexión entre el alma / espíritu y el cuerpo, hoy se usa para tener una mente sana para disfrutar de un cuerpo sano. Numerosos estudios clínicos respaldan que cuidando su mente se sentirá mejor físicamente, pero también hay evidencia de lo contrario de que cuando cuida su cuerpo, su mente recibirá un estímulo que contribuye a su estabilidad. El ejercicio conduce a una mayor capacidad de resistencia y aumenta el autocontrol. La conexión de la mente y el cuerpo es inseparable y las artes marciales juegan un papel importante en la conexión de la mente, el cuerpo y el espíritu. Como maestros de artes marciales, nuestro desafío es asegurar que nuestros estudiantes se desarrollen y prosperen como individuos equilibrados, saludables física y mentalmente, que puedan seguir con éxito el mundo que cambia rápidamente.

Somos artistas marciales. Las artes marciales es lo que hacemos, y el origen de las artes marciales se remonta a milenios, y están determinadas por la psicología humana. Las artes marciales han demostrado a lo largo de la historia mejorar la capacidad de encontrar la paz interior y la paciencia, y un método efectivo para aumentar la seguridad y la salud individual.

Como siempre he dicho soy un espadachín, un  hombre de espada y que enseño por la filosofía de la espada, por eso quiero darle algunos conceptos de apoyo provenientes de la espada y el zen:

"La espada tiene que ser más que un simple arma, debe ser una respuesta a las preguntas de la vida". Miyamoto Mushashi

"El camino de la espada y el camino del Zen son idénticos porque tienen el mismo propósito, el de matar al EGO" Yamada Jirokichi

"Sé un maestro de una mente en lugar de ser dominado por la mente" - Zen

Acabamos de experimentar una guerra sin un solo disparo, con consecuencias económicas y médicas, emocionalmente controlada por un virus que llegó aquí de una forma u otra. Lo que debemos recordar es que la guerra no se trata de quién tiene la razón, sino de quién sobrevive.

He aquí una Historia Zen para abrir nuestros ojos a la nueva Era del Corona:

Cuenta la leyenda que cierto Maestro marchaba por los caminos con su aprendiz.

Un día encontraron una casa junto al camino y se acercaron a pedir alimento y cobijo.

Con buena voluntad los humildes habitantes del lugar les ofrecieron lo poco que tenían.

Al verlos tan pobres el Maestro les preguntó: “¿Cómo hacen para subsistir?” A lo que el dueño de la casa le respondió “Tenemos aquella vaca que nos da leche. Tomamos algo y con el resto hacemos queso que vendemos en el pueblo. Y con lo que obtenemos de la venta, compramos lo que podemos. Somos pobres, pero gracias a la vaca vamos viviendo”.

Esa misma noche el Maestro despertó al aprendiz para seguir la marcha. Cuando apenas se habían alejado de la vivienda le dijo: “Regresa a la casa, coge la vaca y arrójala por el acantilado”.

El aprendiz se asustó pero, fiel a su voto de obediencia, cumplió con las órdenes del Maestro. Su sentimiento fue de horror y nunca pudo superar el trauma que esta cruel instrucción le causó en su espíritu.

Años después, este joven aprendiz, ya adulto y habiendo abandonado al Maestro, volvió a pasar por el mismo camino. Su espíritu no pudo menos que sobrecogerse al recordar la terrible acción que había cometido y buscó la pobre casita para enterarse cuál había sido el destino de la humilde familia.

Le costó encontrarla. Dónde antes había estado la humilde vivienda ahora había un bella casa, con un jardín cuidado, una huerta, flores y varios animales de corral.

“Pobre gente”, pensó para sus adentros, “con mi ciega obediencia, al matar su vaca les causé un daño irreparable y tuvieron que irse.” Se acercó y llamó a la puerta.

Un hombre mayor salió a recibirlo, su rostro denotaba felicidad y su ropa era prolija y agradable. Le resultó vagamente conocido.

“Señor”, preguntó, “¿me podría decir qué fue de la familia que vivía en esta casa años atrás?”

“Pues… nosotros vivimos en estas tierras desde siempre, nunca han pertenecido a otra familia.”

Sorprendido el joven insistió: “Pero aquí vivía una familia humilde a la que tuve la suerte de conocer hace muchos años atrás ¿son ustedes la misma familia que conocí?, ¿cómo hicieron para progresar tanto ?”

“Oh, no le recuerdo, pero ya que pregunta no tengo inconveniente en contarle la historia. Nosotros vivíamos de una vaca que nos daba la leche y con ella nos arreglábamos para subsistir. Cierto día, la vaca murió despeñada en el barranco y tuvimos que aguzar nuestro ingenio para sobrevivir. Mis hijos empezaron una huerta y sus productos nos alimentaron y nos permitieron abastecer el mercado local, yo aprendí las artes de la alfarería y me convertí en un afamado artesano, hoy vienen desde lejos a comprar mis piezas, y mi esposa retomó sus trabajos de costura y sus prendas también son requeridas a kilómetros a la redonda. Prosperamos y las penurias de la pobreza acabaron para siempre.»

Muchos de nosotros también tenemos vacas en nuestra vida. Ideas, excusas y justificaciones que nos mantienen atados a la mediocridad, dándonos un falso sentido de estar bien cuando frente a nosotros se encuentra un mundo de oportunidades por descubrir. Oportunidades que sólo podremos apreciar una vez que hayamos matado nuestra vaca.

Artículo Original de Avi Nardia 24-04-2020 - Traducción por José Tomás Alcaide Kapap España